miércoles, 29 de septiembre de 2010

Aquel sueño...

Soñé que El decía que tenía una historia que contarme y me enseñaba una cajita negra, adentro había un cigarro y la boquilla del cigarro estaba pintada con un labial rosa, yo le preguntaba que ¿que le recordaba? y El me contaba aquella historia tan bonita y tan extraña:

Y era la siguiente:

Una vez El iba caminando por la calle y de pronto se sintió atraído hacia un poste, lo observó por mucho tiempo sin saber por qué, era un simple poste de luz color negro de Metal, lo toco de la manera más delicada posible, se acerco, lo olió y nada. Ninguna explicación del porque El seguía parado ahí frente a dicho poste sin poder moverse; de pronto y de la nada el poste se fue transformando en una mujer, en una divina y delicada mujer, El pensó que definitivamente se estaba volviendo loco, había perdido totalmente la cordura. ¿Como demonios un poste de la nada se transforma en algo tan hermoso? y ¿como demonios se había enamorado de dicha cosa? (odiaba llamarla así, pero dadas las circunstancias era imposible llamarla por otro nombre), ya una vez que ella estaba convertida completamente en toda una mujer conversaron, y conversaron por horas, El omitió de que y yo evite preguntarle ya que me pareció indiscreto hacerlo. Lo único que me dijo fue que aquel día conoció al amor de su vida y que así como la conoció la tuvo que dejar ir y lo único que le quedo de ese amor a primera vista fue ese cigarro que tenía en la cajita frente a mí. Y sin mas ni mas lo tomo lo coloco en sus labios lo prendió y comenzó a echar humo, yo me quede estupefacta y por poco se lo arrebato para apagarlo!. Pero El no me dejo, le dije que estaba loco, que yo jamás hubiera hecho lo que El, que si aquella experiencia representaba al amor de su vida y lo único que le quedaba de recuerdo era ese cigarrillo con los labios de ella impresos en el, porque carajos ahora lo terminaba así nada mas, como si nada! Me observo, me escucho y siguió fumando, ya terminada su tarea me dijo: Si la vida te ofrece una experiencia tal como la que me ofreció a mi, tan bizarra como hermosa, no es para que la tengas guardada en una cajita como recuerdo el resto de tus días como una torpe romántica; te la da para que cuando estés lista para dejarla ir y seguir adelante buscando mas experiencias como tal, te fumes ese recuerdo y continúes viviendo como si nada hubiera sucedido, no te puedes estancar en tales cosas porque de otra manera dejas de vivir, los recuerdos son solo eso, recuerdos de la vida nunca para ni siquiera cuando mueres, no te quedes estancada en el pasado por mas hermoso que aquel haya sido para ti.

Seguidores